Nuestro huerto, mejor con frutales

Un huerto, como todos sabéis, es un espacio en el que cultivamos todo tipo de hortalizas. Lo que muy poca gente hace es combinar huertos con árboles de fruto. Añadir frutales o árboles a nuestro huerto o jardín tiene muchas más ventajas que una simple producción extra de frutas.

HuertoSeparacionArboles

Un árbol, cuenta con unas raíces bastante más profundas ( +/- 30cm) que la gran mayoría de las hortalizas que podemos encontrar en nuestros huertos o las flores de nuestros jardines. Esto hace que en general no sean competidores por los nutrientes del suelo. No obstante es recomendable dejar alguna separación entre nuestras hortalizas y los frutales (Algo más de un metro) para evitar completamente este problema.

Cada planta cuenta con una serie de características, una de ellas es la cantidad de horas de luz solar que necesita. Una buena forma de regular las horas de luz solar (sobre todo en países mediterráneos) de nuestra cosecha es mediante su siembra cerca de árboles frutales. De esta forma conseguimos reducir tanto las horas de luz como la intensidad de esta. En general muchas de nuestras verduras agradecerán no tener que soportar los rayos del sol en las horas centrales del día.

Otro de los problemas que tienen muchos agricultores es el no contar con una buena base en el suelo de nuestro huerto. Este problema también puede ser parcialmente mejorado con una buena elección de un árbol para nuestro huerto o jardín.

Como comentábamos anteriormente un árbol tiene un mayor y más profundo número de raíces lo que ayuda a asentar el suelo y que nuestro huerto sea más “estable” ante fuertes lluvias o inundaciones. Otro de los puntos beneficiosos de la plantación de árboles frutales es su actuación como barrera en zonas de vientos fuertes, si los situamos en la zona de entrada de vientos harán que nuestro huerto tenga un mejor desarrollo en este sentido.

Por otro lado hemos de mantener los cuidados de los frutales que acompañaran a nuestro huerto, sobre todo hemos de decidir cómo plantarlo y vigilar que crezca en línea recta desde el primer minuto. Una opción es la táctica de la espaldera, consiste en pegar el frutal a la pared y usar esta como guía.

guia para arboles frutales

En cuanto a la poda del frutal hemos de realizar una poda en horizontal, es decir, fomentando el crecimiento en vertical con el fin de no eliminar demasiada luz a nuestras hortalizas.
Otra opción, si no disponemos de un gran espacio para nuestro huerto y los frutales, es hacer uso de los famosos frutales enanos. Estos pequeños árboles producen bastante cantidad de fruta para el tamaño que tienen.

limon como frutal acido

Algo que también muchas veces olvidamos es la necesidad de muchas variedades de frutales de ser polinizados, como por ejemplo es el caso del peral. En un huerto al no tener una gran cantidad de frutales hemos de elegir preferiblemente árboles autopolinizadores como por ejemplo el manzano o el ciruelo.

En definitiva, una “asociación” entre frutales y hortalizas es una gran idea para huertos de más de 20 m2, de esta forma creamos una estupenda relación entre estos tipos de plantas en los que las ventajas de defensa, nutrición y sombra son destacables.

 

 

Deja una respuesta