Injerto de púa en árboles frutales

por | 28 agosto, 2013

corte en bisel del injerto

Una de las formas más sencillas de dar carácter a nuestros frutales es mediante la técnica de los injertos. Como veíamos en un artículo anterior sobre injertos existen multitud de formas de injertar nuestras plantas, en especial los destinados a producir frutos. Pero algo que todas estas tácticas tienen en común es la de combinar dos tipos de plantas diferentes con el objetivo de mejorar alguna característica de la planta resultante como la producción o la resistencia al entorno.

Nuestra intención es hacer una descripción detallada de todos y cada uno de los procedimiento de injertos más empleados, al igual que hicimos con los métodos de poda para frutales. Por esta razón en esta primera entrega nos vamos a centrar en los injertos de púa.

Injertos de frutales con el método de Púa

Este tipo de injerto es sobre todo recomendable cuando ambas plantas a injertar cuentan con un diámetro de tronco similar, aunque también podría ser usado cuando las superficies de ambos coinciden casi totalmente. En este caso hemos de dejar sin contacto la menor cantidad de tronco posible. Normalmente se utiliza para diámetros del tronco o patrón de entre 0,5 y 2 cm.

La realización de esta combinación es muy sencilla (quizás la más sencilla). Por un lado tenemos el patrón (principal) y por otro lado tenemos la púa (injerto).

Comenzamos dando un corte en diagonal al patrón de unos 4 centímetros, como si quisieramos sacar punta a la rama. Una vez tenemos el corte en diagonal hacemos otro corte recto de unos 3 centímetros en el medio del corte anterior. De esta forma conseguimos el siguiente aspecto.

injerto de púa

Con la púa repetimos la misma simple operación, un corte diagonal y un corte recto en el medio. Una vez tenemos ambos cortes realizados necesitamos abrir un poco el hueco con el fin de que ambos encajen lo mejor posible.

Introducimos el cuchillo en la hendidura y hacemos muy suavemente palanca con el fin de abrir el hueco y facilitar la unión, hemos de tener cuidado de no romper el tronco.

Ahora ya solo queda acoplar ambos troncos para completar el injerto del frutal o cualquier otra planta, tenemos que intentar que la superficie de unión sea lo mayor posible para que el injerto funcione perfectamente. Siempre es recomendable fijar mediante rafia o algo similar ambas partes para fortalecer la unión y mejorar el contacto entre ambas superficies. No hemos de soltar la rafia hasta, por lo menos, que veamos las yemas con unos 3 o 4 centímetros.

Unión del injerto de pua

La mejor época para realizar el injerto es, sin duda, durante el invierno. Es válido para todos los tipos de árboles y arbustos aunque funciona mejor en los árboles frutales de hoja caduca.

Injerto de Púa con bisel

Se trata de un derivado del injerto de púa, aún más sencillo. En este caso simplemente hacemos un corte en bisel en cada parte y unimos sin necesitar hacer el segundo corte. Posteriormente unimos y ya tenemos realizado el injerto.

Como podéis ver el método de la púa es muy sencillo, en cualquiera de sus dos versiones. Ahora ya conocéis una forma más de injertar. Esperamos que os funcione y nos contéis vuestras experiencias.

 

Un pensamiento en “Injerto de púa en árboles frutales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *