El aguacate como árbol frutal

por | 1 diciembre, 2017

Cómo vimos en el artículo anterior un interesante árbol frutal es el Aguacate. Este árbol frutal proviene de México, por esta razón se adapta fácilmente a climas similares, es muy típico encontrarlo en Latinoamerica dónde es fácil encontrar sus frutos en mercados y demás.

Otra de las ventajas que tiene el Aguacate es que es muy sencillo de cultivar, es suficiente con comerte uno y ya tienes la semilla. Por el contrario uno de los puntos negativos es que necesitaras que haya varios Aguacates en los alrededores si lo que buscas es obtener frutos ya que es necesario para su polinización.

cuidados del frutal aguacate

Cuidados necesarios para el cultivo del aguacate

El cultivo inicial es sencillo, podemos plantar la semilla o realizar un injerto de aguacate cómo ya vimos en otros artículos sobre injertos. La siembra es recomendable realizarla a finales del invierno o como muy tarde en los primeros días de la primavera.

Para sembrar el hueso del aguacate tienes que realizar un pequeño corte en la parte mas fina para facilitar su crecimiento. Por esta razón siempre pondremos la parte del corte hacia arriba cuando lo sembremos. En este tiempo debemos evitar que la semilla este a menos de 15 °C de temperatura.

Durante las primeras semanas/meses no es problema en tenerlos en una maceta y cuando alcance un tamaño adecuado lo plantaremos en el lugar final, a poder ser apartado del viento.

Árbol del aguacate

Cuidados específicos del aguacate como frutal

Lo primero es definir las condiciones de suelo que son más favorables para el buen crecimiento del aguacate. EL suelo ha de ser de un PH medio-alto y es recomendable abonarlo con humus una vez al año.

Volviendo al tema del clima, es aguacate es un árbol que prefiero los climas templados húmedos. Por lo tanto es un árbol muy sensible a las bajas temperaturas, por debajo del 10°C el árbol sufrirá daño. Igualmente es necesario situarlo en un lugar con buena exposición solar.

Sobre el tema de agua, requiero riegos regulares pero sin llegar a empapar la tierra. Un excesos de agua puede llegar a pudrir el aguacate y desarrollar hongos.

La poda al igual que en muchos frutales se debe realizar en dos ocasiones, para evitar que el árbol “crezca por donde no deba” y para mejorar su estructura eliminando ramas que no ayudan al árbol.

La cosecha, ese momento dónde ya podemos recoger los frutos en el caso del aguacate podemos recoger las frutas al cabo de 5 años. Conforme pasan los años la cosecha va siendo generalmente de mayor envergadura.

Y cómo siempre si os ha resultado de interés no olvidéis compartirlo o preguntarnos en los comentarios sobre vuestras dudas sobre este maravilloso frutal que es el aguacate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *